Amar nuestras curvas y nuestros ciclos

¡Estamos viviendo un momento histórico! Aunque aún tenemos muchos patrones de consumo instaurados en nuestra sociedad, ya se habla de un consumo más sostenible y consciente y movimientos como el #BodyPositive. Se está transformando el consumo y con él la forma en la cual percibimos nuestro cuerpo, nuestra relación con él y con el medio ambiente.

El #BodyPositive busca derribar los estándares de belleza que han imperado desde hace varias décadas, busca naturalizar los cuerpos que rara vez son mostrados en publicidad, en televisión o el mundo de la moda. En lugar de mostrar un “ideal”  de cuerpo que obedece los conocidos estándares de belleza, reconoce la diversidad, promueve la autoaceptación y el amor propio.

Amor propio...Otro tema que tiene mucha relevancia hoy en día pero...desde Flowfem y Galia tenemos una pregunta ¿Cómo podemos hablar de #bodypositive y amor propio cuando no conocemos nuestro cuerpo y aún hay procesos que nos dan asco y temas que preferimos evitar? 

Por un lado, estamos muy felices de saber que se han naturalizado las estrías, los “gorditos” o llamadas “llantas”, el acné, y la celulitis, pero hay otros procesos naturales que aún callamos y preferimos evitar por ser tema “de mujeres” o asuntos que “no se tratan en la mesa”. Hablamos de la menstruación. 
¿Cómo vas a amar tu cuerpo si cada mes sientes un poco de pena de decir en voz alta que tienes la menstruación y en lugar de eso dices con timidez que “estás en tus días”? o peor, ¿le hablas con asco a tu cuerpo cuando sangras?

 

"Amor propio e incondicional sería amar no solo las curvas sino los ciclos"

@flowfem

Es entendible que con el uso de toallas higiénicas y tampones sintamos que nuestro cuerpo desprende sangre (no solo alarmante) sino “sucia” y “olorosa”. Además al menstruar, despegamos la toalla o retiramos el tampón y los tiramos a la basura… como si fueran simples desechos que merecen nuestro desprecio. ¡Pero no es así! 

Creemos que debería ser diferente y sabemos cómo hacerlo. ¿Ya conoces la copa menstrual? Es la puerta de entrada a un amor propio de verdad que va desde el entender tu cuerpo hasta amarlo aún en los días en los que parece más difícil.

Cuando usas la copa menstrual te das cuenta que:
  • La sangre no huele mal: Al no ser absorbida, sino retenida, tarda mucho más en descomponerse. 
  • No tienes que soportar incomodidades ni preocupaciones: es mucho más cómoda y discreta que las demás alternativas.
  • Tu periodo menstrual no es tan pesado como crees: las toallas y tampones tienen químicos que diluyen la sangre y pareciera que te llega mucho más.
  • No tienes que contaminar el medio ambiente al desechar los empaques de los productos de higiene tradicionales: una sola copa te dura 10 años.

 

¿Cómo hablamos de amor propio y positivismo cuando decimos que algo tan natural como la sangre menstrual nos “da cosa”?

3/10 mujeres nos preguntan si es posible ensuciarse al cambiarse la copa y la respuesta es: con práctica no te ensuciarás las manos, sin embargo la copa si hace que te relaciones mejor con tu sangre porque la ves de cerca, ves su color, su verdadero olor y te das cuenta que no es tan terrible como nos han hecho creer. Es sangre que proviene del tejido endometrial, un tejido perfecto e inteligente diseñado por nuestro cuerpo para gestar a un bebé. Al no haber fecundación el cuerpo se desprende del tejido y se prepara para volver a comenzar el ciclo de crear una vida. 

Otras preguntas frecuente es a la hora de ponerse la copa, ¿duele? ¿cómo se que quedó bien?

Antes de usarla, sí es importante conocer el cuerpo, los canales que tiene, dónde se ubican y cómo funcionan. Como no se ama lo que no se conoce, sin duda alguna este sería el primer paso para hablar de un amor propio real e integral. Conoce tu cuerpo y verás lo maravilloso que es. Esto te dará el impulso que necesitas para disfrutarlo y derribar los miedos que te impiden tomar nuevas decisiones aún cuando sabes que son lo mejor para ti. 

Por último… Queremos recordarte que eres parte de tu entorno y que la forma en la cual te relacionas con él habla mucho de la forma en la que  te relacionas contigo misma. Hoy queremos invitarte a que ese amor propio sea con el mundo también. Solo así será tan grande e integral como lo mereces, como lo merecemos… 

Flow y Galia te invitan a fluir con tu cuerpo, con el medio ambiente y darte la oportunidad de transformar tu relación con ellos.

 

Autor: Valeria Ortíz - equipo FlowFem